Entorno del Retail

No parking, no business

No parking, no business dicen los americanos. Y es que a día de hoy, nadie puede ubicar un local sin pensar en que deberá destinar unos cuantos metros a estacionamientos, ni hay estratega comercial que calcule una nueva inversión sin pensar en que cada visitante hará uso de su automóvil para llegar.

Tratemos de hacer un ejercicio sencillo: Si calculamos que son 60,000 autos los que se incorporan anualmente al tránsito en Lima, y queremos llevar esta cifra a kilómetros, asumiendo un promedio de 3 metros lineales por vehículo, estamos incorporando anualmente 180 kilómetros de vehículos a la circulación diaria.

Tal es el poder del automóvil, que se ha llegado a privilegiar más los estacionamientos que las áreas verdes, las iglesias o los centros comunitarios.

Si el deseo es mantener a los clientes, las decisiones relacionadas a este importante servicio deberán tomarse rápidamente.
Los centros comerciales son una alternativa interesante para evitar el problema del parking, pues tienen muy clara la famosa frase que utilizan los americanos respecto a los estacionamientos en los centros comerciales: no parking, no business.

Cuando un retailer alquila un local en un centro comercial, tiene la certeza de que los estacionamientos para sus clientes existen y en cantidad suficiente, lo que no es impedimento para que en algunas oportunidades, sobre todo en fechas especiales, se pueda encontrar una plaza para estacionarse sin complicaciones. Esto se convertirá en una ventaja versus las ofertas comerciales de otra naturaleza, como los locales ubicados en avenidas o calles que cuenten con pocos espacios para brindar este servicio.

Hay distritos que han tomado conciencia de esta situación y han encontrado interesantes alternativas para ofrecer plazas de estacionamiento que favorecerán el comercio en calles y avenidas. En ocasiones estas opciones pasan por contar que será un servicio que deberá ser pagado por el mismo conductor del vehículo.

Sin duda, los estacionamientos serán un factor clave en la competencia futura, y deberán contemplarse seriamente en todas las evaluaciones de proyectos comerciales como una exigencia muy enfocada en lo comercial. ¿Qué mecanismos tenemos a nuestro alcance para facilitar el transporte a los lugares comerciales? Quizá el Retail Intelligence® e incluso el TC-Street puedan aportar respuestas.

Leer artículo completo aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.