Entorno del Retail

El consumidor español se resetea

Hace días que hablamos de los cambios en el muno del retail, de las nuevas necesidades, las nuevas tendencias.

La crisis ha revolucionado las formas de hacer, la mentalidad de la gente, las dinámicas. O, al menos, está en ello. Todos de una manera u otra hemos conocido las consecuencias de esta crisis financiera y, a través de ella, hemos tenido que transformarnos. Un estudio realizado por Labrand Psicología de Marcas ha detectado y analizado más de 3.000 signos que permiten observar cambios de comportamiento latentes en los consumidores españoles. Y uno de ellos es la adopción de la austeridad como estilo de vida.

Y la pregunta es… ¿vienen todos estos cambios para quedarse?

Si fuera así, muchas cosas tendrían que cambiar. Y es que la nueva moda es reparar antes que renovar y comprar barato por encima de todo.

Inicialmente fue consecuencia de la crisis pero está dejando de ser puramente una necesidad para convertirse en una tendencia cada vez más seguida por los consumidores españoles. Es el comienzo del fin del ‘nacido para comprar’. La frugalidad se ha vuelto chic. Y, atención, también nuestra relación con la tecnología está comenzado a experimentar un giro: el verdadero lujo es la capacidad de prescindir de ella en algunos momentos. Los hoteles sin cobertura y las zonas libres de wifi son las primeras manifestaciones de este fenómeno.

La crisis nos está transformando más profundamente de lo que imaginamos.

Este nuevo patrón de consumo lleva aparejados otros cambios de comportamiento. Los responsables de Labrand señalan que los españoles están viviendo un “momento Re”. Es decir, una etapa reset en la que se aspira a, entre otras cosas, a desconectar frente a un mundo que les sobrepasa.

También se consolidan los canales de cooperación. El modelo cooperativista (networking, co-working y crowdsourcing) se impone como solución a la crisis.

El nuevo consumidor empujará la creación de nuevos negocios y, según el estudio, el advenimiento de una nueva ética empresarial marcada por el respeto. Las empresas que nacen ponen en marcha ideas integradoras y negocios sostenibles. Esta corriente ya comienza a visualizarse de un modo todavía incipiente en ciudades como Barcelona, donde la nueva oferta comercial está básicamente ligada a eco-tiendas, establecimientos de productos artesanales o de kilómetro cero.

Otra pregunta que surge a raiz de tanto cambio es: ¿ayudará esta transformación al decadente comercio local?

Invadidos los centros de las ciudades de establecimientos clónicos, con una saturación de la oferta, en un contexto de larga crisis y una tendencia al anticonsumo, el panorama para el comercio local, su presente y su futuro, puede parecer desolador. Pero, si el mundo cambia, el mundo del comercio también se repiensa, busca cómo crear proyectos nuevos que los clientes quieran compartir.

Por otro lado, quizá el TC-Street pueda tambiénr evolucionar el mercado de precios de locales y destrozar falos mitos mientras relanza nuevas áreas y comercios.

Puede ser que al final la reinvención nos haga un bien a todos. ¿O no?

Fuente: IPMARK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.