Entorno del Retail

Innovación y creatividad

La creatividad y la innovación mueven el mundo. De hecho, son los elementos centrales que han revolucionado la economía mundial en los últimos años, en un proceso de globalización nunca visto.

Schumpeter, economista austro-estadounidense defendía el concepto de “destrucción creativa”, que provocaba la muerte de empresas, pero el nacimiento de muchas otras. ¿Nos suena? ¿Habrá sido la crisis una especia de purificación?

Sea como sea, sin duda, Ferran Adrià se ha convertido en el estandarte mundial de esta innovación shumpeteriana. Él lo ha hecho en un campo como la cocina, pero deberíamos extrapolar a todos los ámbitos de la sociedad. Y como promotor de la innovación y la creatividad, Adrià ha creado la fundación de El Bulli, elBullifoundation. Cerró El Bulli en julio de 2011, pero… ¿para qué? Precisamente para frenar, repensar, investigar y poder crear y mejorar siempre. Y hoy, ya vislumbra el nuevo proyecto: Adrià prevé abrir las puertas de su laboratorio creativo el 15 de marzo de 2015, pero “sin prisas”.

El objetivo es claro: registrar unas 200.000 visitas anuales a Cala Montjoi, todas ellas de alto poder adquisitivo, provocando también un arrastre económico para la comarca.

Y con la idea de dar contenido a su proyecto, Ferran Adrià escogió la escuela IESE para buscar la viabilidad de la fundación. Y en esta colaboración contó con 17 estudiantes de MBA de la escuela, de diez nacionalidades distintas.

ElBullifoundation estará integrado por elBulli 1846-referencia númerica los platos creados por el equipo de Adrià ya la fecha de nacimiento del cocinero francés Auguste Escoffier -, y que será el centro experimental donde se desarrollarán las actividades, con un apartado de ‘smart city, el equipo creativo, que tendrá el nombre de elBulliDNA, y la Bullipedia, que se encargará de divulgar información sobre el fondo creativo del Bulli y la gastronomía.

Pero la gran aportación al proyecto es que, con la voluntad de que sea sostenible en el tiempo, la fundación aportará cada año 646.000 euros a los fondos propios, lo que se conoce en el mundo anglosajón como “endowment” – es una de las grandes fuentes de financiación, por ejemplo, de las universidades de Estados Unidos -.

El remedio parece claro: ¿para la crisis? Creatividad e innovación.

Fuente: EconomíaDigital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.