Entorno del Retail

¿Volver a lo tradicional?

Lo que acaba de presentar la cadena de supermercados Supersol no es sólo una iniciativa innovadora, creativa y atractiva sino que, consciente o inconscientemente, habla de algo mucho más importante: VOLVER.

Ante el escenario actual, lo global es a veces una amenaza. Ante la gran lista de ventajas, se entreven cada vez con más claridad algunas desventajas fulminantes. ¿No están sufriendo más los comercios locales y pequeños que las cadenas? ¿No amenza la liberalización a los pequeños comerciantes y beneficia a las grandes multinacionales? ¿No están rindiéndose aquellos que se ven engullidos por lo internacional y transoceánico?

¿Tenemos que volver? ¿Necesita la economía volver a los orígenes? ¿Adentrarse en el comercio local? ¿Reforzar a los pequeños comerciantes de toda vida? ¿Y sino… hacia donde nos dirigimos? ¿Queremos llegar a ese destino?

Al final, todos disfrutamos al adentrarnos a un mercado, en casa o viajando. Los productos son frescos, el trato personalizado, y el ambiente define a raudales la sociedad en la que se encuentra al mismo tiempo que muestra la historia del lugar, casi sin querer. En Barcelona, por ejemplo, hay 39 mercados que aportan calidad de vida a sus ciudadanos con una dieta sana y equilibrada. Son la huella de aquella vida que estamos a punto de olvidar: una vida más pausada, con tiempo para tratar a los vecinos, bajar al mercado, comprar al de al lado y pasear.

Así, Supersol no sólo presenta una iniciativa que pretende llamar la atención y atraer al cliente, sino que evoca (sin querer o queriendo) toda una filosofía y manera de hacer.

La cadena ha puesto en marcha un plan para convertir sus tiendas en los míticos mercados tradicionales de barrio. Para ello está realizando una exposición de sus productos frescos asignando un día de la semana a cada categoría.

De este modo, los martes realizará “increíbles ofertas” en el surtido de frutas y verduras en su Mercadillo de la Fruta, tal y como explican desde la enseña del Grupo Dinosol. Por su parte, los jueves sus tiendas se convierten en lonjas de pescado con “los mejores productos del mar”, añade la cadena.
Por último, SuperSol ha reservado los sábados para brindar a sus empleados “importantes ofertas en productos frescos”, en lo que ha denominado los ‘Súper Sábados’.
Y me pregunto… ¿tenemos que frenar y volver? ¿O cómo deberíamos entregarnos a la globalización? ¿Cómo debe enfrentarse el mundo del retail?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.