Entorno del Retail

Acción de Gracias

thanksgiv

Los norteamericanos son muy organizados con sus festivos. En aras del enfoque productivo que se está planteando España, trasladan todos sus festivos a los lunes, para así rentabilizar al máximo el tiempo de trabajo.
Pero, con permiso del patriótico 4 de julio, hay una fecha en la que EEUU se da permiso para enlazar sin pudor varios días de libranza: Acción de Gracias, que se celebra siempre el cuarto jueves de noviembre y cierra a cal y canto comercios y servicios públicos. Es el día en el que incluso Nueva York duerme. Es un puente intocable.O, más bien, lo era.

Decisión histórica Macy’s, el icono del consumo minorista en Estados Unidos,
abrirá sus locales por primera vez en sus 150 años de historia en Acción de Gracias, que este año coincide con el jueves 28 de noviembre. Lo hará a las 8 de la tarde, hora en la que históricamente los norteamericanos están disfrutando de una cena presidida por el pavo en un día tan señalado. La noticia ha sacudido a los combatientes del consumismo.
Ya habían visto cómo, en los dos años anteriores, algunos almacenes de Toys’R’Us, Sears, Wal-Mart o Target habían levantado la persiana en la simbólica jornada. Pero lo de Macy’s ha sido la gota que ha colmado el vaso, pues esta empresa es sinónimo de fiesta en EEUU, ya que patrocina el histórico desfile de Acción de Gracias que recorre Nueva York desde 1924.

Hasta ahora, los comerciantes habían esperado hasta la jornada posterior a esta festividad para abrir sus tiendas. Esto es, hasta el cuarto viernes de noviembre, que se celebra el Black Friday, conocido así porque es el día en el que supuestamente las cuentas de resultados dejan de estar en números rojos. Es el día en el que las tiendas hacen sus mejores ofertas del año, lo que explica que, desde entonces hasta finales de noviembre, las empresas realicen el 50% de sus ventas anuales.

La economía decepciona
Así que la noticia tiene un profundo trasfondo económico, al mostrar la competitiva temporada navideña que se avecina en EEUU, donde la confianza de los consumidores está en caída libre. Por ahora, los últimos datos de ventas minoristas han decepcionado las previsiones de los analistas. En septiembre sólo se elevaron un 0,4%, lejos del 3,1% que esperaba el mercado.
GAP, Costco, L Brands, American Apparel o JC Penny avisan de que no están cumpliendo objetivos, lo que explica que el comercio, como hace Macy’s, recurra a medidas desesperadas.

Fuente: Expansión Martes 19 de Noviembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.