Entorno del Retail

Rebajas, ¿un invento del pasado?

rebajask

La campaña de descuentos ha perdido parte del sentido original. Hay promociones todo el año y tiene que competir con los ‘outlets’ y con internet.

Hasta hace poco la imagen del día de cada 7 de enero era la misma: largas colas de compradores en la puerta de El Corte Inglés para conseguir los mejores descuentos. Las rebajas eran un fenómeno social. Daban la oportunidad única de comprar prendas de vestir y calzado con un descuento que casi sólo se podía conseguir en rebajas.

Hoy, sin embargo, el escenario ha cambiado ligeramente. Los descuentos en los comercios se han generalizado y ahora se hacen durante todo el año. Además, han surgido modelos comerciales alternativos como los outlets o el modelo online. Ahora “los consumidores pueden encontrar descuentos siempre que quieran”, explica el profesor de Esade Josep Francesc Valls. Pero, a pesar de esta nueva realidad, los consumidores siguen asistiendo de manera más o menos masiva-aunque sin las colas de otros años-a las rebajas, que todavía sirven de reclamo comercial para muchos comercios.

Pero son poco más que un reclamo. Antes las rebajas servían a los comerciantes para vaciar stocks, pero ahora “ya no hay dos temporadas, sino que se fabrica más ad hoc”, según Valls. Además, los comercios multimarca ya no tienen el monopolio del mercado, sino que ha habido un “proceso de integración vertical”, según explica el presidente de la fundación Barna Centre, Javier Cottet. Y en los minoristas integrados verticalmente (que controlan desde el diseño de la ropa hasta la comercialización, como Zara y Mango) la gestión de stocks es muy diferente que en las tiendas multimarca: tienen mucha más rotación de la ropa en la tienda y por tanto, menos necesidad de quitarse de encima stocks para las rebajas. De hecho, este año, Zara y otras cadenas del grupo Inditex han sido objeto de crítica en las redes sociales por sus no rebajas, porque su modelo de precios bajos todo el año hace que los descuentos sean mínimos en algunas piezas.

Todo ello ha restado fuerza al sentido original de las rebajas de acabar con los stocks. “El concepto de rebajas tradicional cada vez tiene menos razón de ser, pero es una acción tradicional”, resume Valls, que considera que no han agotado su efecto porque son “una buena acción comercial”.

En aumento

De hecho, esta semana las rebajas han arrancado en Cataluña y los comerciantes prevén facturar entre un 3% y un 5% más que el año pasado en las mismas fechas. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que este incremento es, respecto al año pasado, una de las peores campañas de rebajas que los comerciantes recuerdan. Por eso, aunque se consolidase el incremento de ventas previsto, la facturación global, que ascenderá a unos 800 millones de euros, según las estimaciones de los comerciantes, será inferior a la de 2011, ya en plena crisis.

En el arranque de las rebajas, las colas en las tiendas han sido más largas que el año pasado y los comerciantes ven con optimismo la campaña, que puede representar hasta el 45% de las ventas de la temporada en sus dos meses. Pero “hay un porcentaje de población que va en aumento y que sabe encontrar la manera de comprar con descuentos todo el año”, sobre todo en internet, según el director general de Creafutur, Guillem Ricarte. Esta tendencia aún no ha acabado con las rebajas, pero se suma a otros, como los outlets a pie de calle y las promociones casi permanentes en las tiendas tradicionales, que también quedan sentido a las rebajas marcadas por ley.

Cabe destacar, además, que si no regulamos y hay rebajas siempre “puede pasar como en Estados Unidos, donde muchos consumidores ya no compran si no es con descuento “.

La crisis ya ha provocado que este efecto se haya empezado a producir también aquí. De hecho, este año muchos comercios catalanes han importado de EEUU el Black Friday, un día de venta con descuento que en el país norteamericano funciona muy bien: “Allí tiene mucho sentido, porque es tras Acción de Gracias, pero aquí es previo a la campaña fuerte, que es la de Navidad, y desplaza ventas “, considera Vinyals. El profesor de Eada Xavier Bordanova también es partidario de la regulación, porque puede evitar que “las grandes tiendas monomarca hagan daño a los multimarca”, porque compiten con condiciones desiguales.

Fuente: Diari ARA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.