Entorno del Retail

El dispositivo ‘anticolas’

colas ok

Cuesta imaginar unas Navidades sin colas para pagar los regalos. Sin embargo, el camino se está allanando gracias a proyectos como el de CIMITEC, especializado en ingeniería de radiofrecuencia, microondas y antenas. Este centro, situado en el Parque de Investigación de la UAB y adscrito al Departamento de Ingeniería Electrónica, ha creado un nuevo dispositivo de confinamiento de campo electromagnético llamado a sustituir a los lectores de códigos de barras para el cobro en cajas.

Se consigue gracias a unas etiquetas que contienen un chip y una antena de pequeñas dimensiones, que irían enganchadas en los productos puestos a la venta. Al pasar los productos por la zona de cobertura del dispositivo de confinamiento de campo desarrollado, éstos son detectados sin necesidad de sacarlos de la bolsa.

El sistema está basado en la Identificación por Radiofrecuencia (RFID), que permite la transmisión de información etiquetada sin necesidad de contacto, algo que ya se estaba usando en almacenes o comercios para hacer inventarios de cajas o paquetes con objetos en su interior. Pero la detección restringida a una zona controlada para evitar lecturas indeseadas de otros productos, dice Jordi Bonache, responsable del proyecto de investigación del centro, “no estaba suficientemente madura”.

13923160894913

Sin embargo, CIMITEC ha logrado “confinar la señal electromagnética del lector de etiquetas de RFID a una zona reducida del espacio” y ya no se necesitarán, como sucedía hasta ahora, dos etiquetas -una que se detectaba con un lector de campo cercano para puntos de cobro y otra sensible a un lector de campo lejano para inventarios-. Mientras un lector convencional leería todos los objetos de la tienda, el que ha desarrollado el centro limita la detección a los que se sitúan dentro de su radio de acción, de unos 20-25 centímetros.

El cliente ideal de este lector podrían ser las tiendas de ropa y, de hecho, el centro, perteneciente a la red TECNIO, ya ha entablado las primeras conversaciones informales, que se retomarán en breve, con grandes multinacionales para evaluar su interés en el sistema, que permite que no tenga que existir una manipulación de los objetos porque, como dice el director de CIMITEC, Ferran Martín, “ya no hay que apuntar al código de barras de cada uno”.

Martín entiende que el coste de implementación es “comparable” al de un punto de cobro actual. Con el valor añadido de que, por su agilidad, permite sacarse de encima las colas.

El nuevo sistema por el momento no está pensado para supermercados ya que las etiquetas, a pesar de tener bajo coste (“pocos céntimos de euro”, según el director de CIMITEC), encarecerían determinados productos que en sí ya cuesten del orden de céntimos o decenas de céntimos. Además, según Martín “la ropa es especialmente interesante desde el punto de vista electromagnético, ya que no altera las propiedades de las etiquetas, algo que sí harían los líquidos u objetos metálicos”.

El objetivo del centro es desarrollar su producto desde la primera etapa -la electromagnética que ya está patentada- hasta la electrónica de control y software, que actuará como interface entre su dispositivo de confinamiento de campo y el ordenador. “Queremos vender todo el servicio, seremos más convincentes”, explica Martín. CIMITEC ya ha encargado la fabricación de las primeras unidades tras llegar a un acuerdo con una empresa distribuidora de RFID que quiere comprar sus antenas para incorporarlas en sus lectores.

Fuente: elmundo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.