Entorno del Retail

Así somos, así compramos

colores
Nada es excluyente, pero todo cuenta. La mayoría ya no es el público objetivo. Las empresas deben olvidar los estereotipos cuando piensan en el consumidor porque éste ya no existe. Todos son ciudadanos y convertirles en adeptos a un producto no sólo lleva mucho tiempo, también requiere un esfuerzo extra para saber cuáles son sus pasiones.
Detectarlas y definirlas es lo que ha hecho Mónica Casabayó, profesora del departamento de Dirección de Márketing de Esade. La investigadora ha realizado un informe estudiando el comportamiento de personas de entre 25 y 60 años de Madrid y Barcelona. Esta muestra, en la que ha utilizado inteligencia artificial, le ha permitido definir el comportamiento de los ciudadanos.
Un apasionado a la bicicleta tiene además otras pasiones nada relacionadas con el deporte: puede gustarle la novela histórica y los viajes de aventuras”, afirma. Ésta es una de las principales conclusiones del estudio Pasiones Urbanas, que puede ayudar a las marcas a vender sus productos utilizando como gancho, otros. Por ejemplo, el estudio dirigido por Casabayó, a través de Esade Creapolis y Esade Business School, con la colaboración de OMD, demuestra que si eres una marca de tecnología quizá sea bueno que sepas que a los que les gustan los gadgets, también les apasiona el cine y la lectura. Aprovechar esto para hacer un anuncio o alguna acción de márketing, puede ayudarte a vender más.
“Hemos descubierto que la pasión por las mascotas coincide con la pasión por la moda o que los perfiles con elevado poder adquisitivo son capaces de comprar un reloj de montaña de 500 euros pero seguirán adquiriendo productos en establecimientos como Zara o Mercadona“.
Ahora sólo queda que las empresas y sus departamentos de márketing estén atentos a este comportamiento porque según somos, así compramos.

Fuente: Expansión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.