Entorno del Retail

¿Por qué no han despegado aún los supermercados online?

Captura de pantalla 2014-10-14 a las 18.36.32

Ser el primero en llegar a un mercado puede ser bueno, o no tanto. El pionero debe estar dispuesto a que la demanda tarde más de lo esperado en explotar y contar con fondos para aguantar hasta entonces.
El comercio electrónico crece rápidamente en España, lo que no significa que sea sencillo poner en marcha una tienda online, sobre todo cuando ésta comercializa bienes físicos y asume la logística.

Llegados a este punto cabe preguntarse: ¿por qué no han explotado aún los súper online?
La alimentación mueve el 3,7% del dinero destinado en España a comercio electrónico (datos de la CNMC del cuarto trimestre de 2013). Aquí se incluye el negocio de los supermercados online (retailers tradicionales y start up) y de los portales de reparto a domicilio de restaurantes, como Just Eat o La Nevera Roja.

Difícil no es lo mismo que imposible. En la actualidad, Ulabox y Tudespensa son los dos supermercados sólo online más destacados en España. Ulabox empezó a operar en 2011 y hoy comercializa más de 11.500 productos a través delawebydesusappspara Android e iOS. “Tenemos ya más de 30.000 clientes y estamos creciendo por encima de nuestras expectativas. Esperamos llegar al punto de equilibrio en 2017”, afirma Jaume Gomà, su consejero delegado.
Tudespensa ofrece más de 7.000 referencias, incluyendo una buena proporción de pro- ductos frescos (tiene presencia directa en Mercamadrid). Con un tíquet medio de 115 euros, “esperamos alcanzar el break even el año que viene”, sostiene Adolfo Gil, vicepresidente de esta start up. “Cambiar los hábitos de los españoles es lento”, confirma Gil, pero una vez que un cliente compra en un súper online, la probabilidad de que repita es muy elevada.

Alice.com, uno de los pioneros en España, no aguantó. Fundado en 2011 bajo el nom- bre de Home 24 x 7 por Nacho Somalo (exdirector de Infoempleo) y Gustavo García Brusilovsky (fundador de BuyVip), echó el cierre a finales de 2012. “La idea de negocio era muy buena, y aún hoy creo que lo es, pero requeríamos de una inmensa cantidad de dinero. Los márgenes en comercio electrónico son muy reducidos, lo que te obliga a tener un gran volumen de clientes. Pero gestionar la operativa y, al mis-mo tiempo, invertir lo suficiente en márketing para dar a conocer tu marca a la gente, supone un coste que no podíamos asumir”, reconoce Somalo. El que fuera presidente de Alice.com para España niega que el cierre de la compañía se debiera a la presión de las grandes cadenas de distribución, que no veían con buenos ojos la aparición de un desintermediador –a través de esta web, las marcas vendían directamente al usuario final–. “La relación con los distribuidores no siempre es fácil, pero poco a poco todas las empresas –de cualquier sector– entienden no sólo que no pueden frenar la entrada de Internet, sino que ellas mismas tienen que buscar vías de hacer negocio a través de los nuevos canales”, comenta.

Para Somalo, los marketplaces online convivirán con el comercio físico. “Ambos canales coexistirán y se retroalimentarán. En contra de lo que muchos piensan, vender a través de un desintermediador no significa necesariamente ahorrar costes. Lo que permite, fundamentalmente, es conocer mejor a tu cliente y probar nuevos productos o promociones de una forma mucho más ágil y sin alterar la cadena de producción”, indica.

Mientras, surgen en España iniciativas que buscan dar un servicio a las marcas, con un enfoque novedoso. Es el caso de Gelt, una herramienta con la que los fabricantes pueden lanzar cupones descuento, que los usuarios canjean, una vez realizada la compra, a través de su smartphone.

Fuente: Expansión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.