Entrevistas

Entrevista a Jaime Lara, cofundador de Malababa

Malababa_RetailIntelligence

Jaime Lara, fundador junto a Ana Carrasco, de la marca retail Malababa, que se distribuye a través del canal de venta offline y online. Lara se entrevista con nosotros para hablar sobre el valor competitivo del canal de venta físico. Hablará de las tiendas de Malababa, de la estética, de la atención al cliente, de la exposición de los diferentes productos, etc. Pero después, desvelará sus técnicas de medición para entender cómo funciona su negocio retail y / o reorientar sus estrategias.

¿Puedes presentarnos Malababa y cómo lo fundaste junto a tu compañera Ana Carrasco?

Malababa es fruto del imaginario de Ana Carrasco, quien empezó a elaborar artesanalmente accesorios y a comercializarlos en diferentes puntos de venta. Ya en el año 2010 y viendo el éxito de las piezas, decidimos abrir la primera tienda Malababa en la calle Lagasca 68 de Madrid. El nombre viene principalmente por darle una personalidad e identidad propia al producto que vendemos. Surgió un día de improvisado, mientras bromeábamos con un compañero nuestro. Queríamos que fuera una palabra simpática, con una sola vocal y que se pronunciara igual en el mercado internacional.

Malababa busca sobre todo un ideal de belleza libre de cánones. Si bien es cierto que parte de la colección sigue en cierta medida la moda, la idea principal es crear colecciones atemporales y un producto que perdure en el tiempo. Por este motivo, la elección de materiales de altísima calidad a la hora de crear es imprescindible.

¿A través de qué canales se distribuye la marca Malababa ?

Malababa cuenta con cuatro tiendas físicas. Dos en Madrid, una en Barcelona y otra en San Sebastián. También vendemos online y en tiendas multimarca a nivel nacional e internacional.

¿Puedes describirnos las tiendas físicas de Malababa?

Nuestras tiendas físicas buscan siempre la combinación de elementos que aportan ese toque original y atemporal presente en nuestros productos. Por ejemplo, combinamos objetos y materiales contemporáneos y vintage y le damos nuevos usos a cosas cuya finalidad original era muy distinta. En la tienda de Santa Teresa hemos reciclado una puerta antigua que la usamos como mesa…

¿Cuál es la ventaja competitiva del punto de venta físico de Malababa en comparación con otros formatos de canales de venta?

Tener un punto de venta físico es imprescindible e importantísimo porque es el contacto directo que tiene el cliente con la marca. Los puntos de venta siempre deben reflejar la personalidad de la marca y ese es nuestro principal objetivo: si queremos vender diseño, calidad y originalidad, el cliente debe sentir eso mismo cuando nos visita.

Además, el hecho de tener el propio taller debajo de nuestra tienda de Madrid, en la calle Santa Teresa, es un punto a nuestro favor. Cuando le comentas al cliente que el taller está debajo se sorprende muchísimo porque pocas veces se puede encontrar este contacto tan directo.

¿Según tu experiencia, qué concepto retail funciona mejor?

En mi opinión y según mi experiencia, el concepto monomarca es el que mejor funciona porque es donde mejor te puedes expresar la filosofía de la marca.

¿Qué estrategias y acciones de promoción utilizáis en vuestros puntos de venta?

Llevamos unos meses subiendo el taller de piel a la tienda de Santa Teresa. Así nuestros clientes pueden ver directamente el trabajo de nuestros artesanos.

¿Cómo medís el rendimiento de vuestros puntos de venta?

El rendimiento lo medimos a través de diferentes parámetros. Por una parte, trabajamos a partir de objetivos de ventas diarios, relacionados con las ventas del año anterior en las mismas fechas. También realizamos un seguimiento de compra en función de la gente que entra en nuestras tiendas y de cuántos artículos se venden con cada ticket (ticket medio).

¡Muchas gracias Jaime!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.