Entorno del Retail

Radiografía de un director de tienda

DirectorTienda_RetailIntelligence

El director de una tienda es aquel que organiza y desarrolla la actividad del punto de venta. Sobre él recae la estrategia local de la tienda así como la repartición de los salarios, la puesta en marcha de formación necesaria, la delegación de misiones, etc.

El director de la tienda actúa acorde con la política comercial del grupo empresarial al cual pertenece la tienda. Tiene asignados una serie de recursos, económicos y humanos, para la gestión y desarrolla del espacio comercial del cual es responsable.

Es uno de los representantes de la marca, junto a sus homólogos responsables de otras tiendas de la misma cadena. Está en relación con la red de profesionales que conforman el negocio de la marca con los que se reúne para compartir sus vivencias en la tienda en cuanto a logística, a recursos humanos, al comportamiento de los clientes, etc. Es el responsable de comunicar el reporte de la tienda, exponiendo datos económicos y evocando las palancas de mejora que va a poner en práctica.

La gestión de la competencia es uno de sus mayores desafíos y su estrategia contribuye a minimizar los riesgos que pueden aparecer a raíz de una competencia de proximidad. Así pues, una de las acciones del director de la tienda es la de planificar cambios en los escaparates y/o prever nuevas inversiones. Para ello el director de la tienda es el que gestiona el presupuesto que se la concedido teniendo en cuenta que pueden surgir imprevistos que pueden tener un valor económico importante y no contemplado en una planificación inicial.

Además, el director de la tienda será el impulsor de organizar actividades paralelas para poner en alza la imagen de la empresa y fidelizar a sus clientes.

Su horario laboral es largo y está sujeto a imprevistos que pueden alterar su rutina horaria de trabajo. Por esto, el director de una tienda ha de ser capaz de delegar algunas de sus funciones.

A nivel humano, es el responsable de formar, supervisar y dar direcciones a su equipo de vendedores así como asegurarse de unas buenas políticas laborales en un entorno cuidado y seguro. En este contexto, el director de tienda también adopta un rol de liderazgo en cuanto a motivar a su equipo, poniendo en marcha programas de incentivos para estimular el trabajo de los vendedores de la tienda.

El director de una tienda ha de ser diplomático y ha de tener dotes de comunicación con las personas de su equipo. La seguridad ante las decisiones que toma ha de ser estricta, el buen funcionamiento y el rendimiento de la tienda depende de ellas. Imparcial, objetivo y compasivo es capaz de gestionar los posibles conflictos internos sin nerviosismo.

Las técnicas de gestión y de merchandising son las competencias que todo director de tienda ha de demostrar. Financiero brillante y director merecedor, sabe guiar a su empresa mediante la aplicación de una estrategia y de un presupuesto predefinido. A la vez, es buen conocedor del derecho social del trabajo y del derecho comercial así como saber poner las pertinentes estrategias y acciones en marcha. Conoce las normas de seguridad y de higiene y se adapta a los textos jurídicos vigentes.

¿Y tú, eres un buen director de tienda?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.