Entorno del Retail

¿Por qué apostar por el formato retail del pop-up store?

PopUpStore_RetailIntelligence

El pop-up store se considera en verano el formato estrella del retail. Son conceptos que funcionan mucho por estacionalidad y en los meses de verano se trata de una apuesta segura. Para refrescarnos la memoria se trata de tiendas instaladas durante un periodo relativamente corto de tiempo. También conocidas como tiendas efímeras siguen una tendencia en alza desde el año 2008 por toda Europa y normalmente son marcas de los sectores de la moda, cosmética, deporte y accesorios las que más optan por ellas.

Son conceptos multifuncionales que están entre el retail y el street marketing, muchas veces los objetivos buscan potenciar la imagen de la marca o servicios especiales que propone la enseña. Además, gracias a este formato se pueden analizar diferentes zonas de tráfico peatonal para apostar por ellas de maneras permanente más adelante. El pop-up store está en la línea de las nuevas experiencias con el cliente y se puede integrar fácilmente en las estrategias de omnicanalidad. Vamos a verlo a continuación.

Los pop-up store pueden servir de soporte para actividades de animación que propone la marca con el objetivo de aumentar su notoriedad en espacios urbanos o en centros comerciales.

Los pop-up stores atraen al tráfico peatonal que no necesariamente pasea con una intención de compra, a ellos el pop-store les sorprende, les intriga, entran, observan y sin darse cuenta ya están experimentando con la marca.

Una de las claves para el éxito de un formato de tienda pop-up es su ubicación. Se necesita encontrar un lugar premium, con mucho tráfico peatonal, con la posibilidad de alquilar el espacio a corto plazo, etc. Aunque parezca que han de reunirse muchos factores, las posibilidades existentes son numerosas: los centros urbanos, los centros comerciales, las galerías, los eventos, festivales, conciertos, lugares deportivos, zonas de negocio, etc.

La comercialización no es un rasgo característico del pop-up store. Hay muchas tiendas efímeras que buscan comunicar la imagen y los valores de la marca, entrar en contacto con sus consumidores potenciales sin buscar un acto de venta final. Este contacto servirá a entablar amistad, a abrir un camino que más adelante y a través de otros canales que pueden ser la tienda física a pie de calle o en centro comercial o a través del canal online y/o redes sociales finalizará en una compra.

En un retail cada vez más conectado y digital, los pop-up stores han de mostrar lo último en innovación, por eso la mayoría suelen ser espacios retail conectados donde las herramientas numéricas tienen un rol importante. Gracias a estar inmersos en una campaña global que incluye redes sociales, vendedores con tablettes, pedidos on-line, probadores virtuales, gamificación, etc. ayudan a potenciar su razón de ser: comunicar imagen de marca.

Por varias razones que acabamos de ver, el ROI de un pop-up store no se puede calcular por la facturación durante el periodo que durante el cual permanece abierto. Se trata de una operación de marca que ganará a futuros clientes y fidelizará a los ya existentes. Además es una buena herramienta de análisis y de medición que nos permite observar y escuchar a nuestros clientes y sus comportamientos, así como probar nuevos conceptos de marca, innovaciones y merchandising, servicio al consumidor y técnicas de venta. Y todo esto gracias a una dimensión poco arriesgada, el concepto efímero surge como una oportunidad para los retailers de bajo coste y con poco riesgo y a la vez cumple con la demanda de experiencia por parte de los consumidores de hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.