Entorno del Retail

Día de la solidaridad en el retail

almaenpena-retail

Un buen propósito para este nuevo curso es convertir nuestra marca en un proyecto retail solidario. Esta voluntad en las marcas ya existe desde hace muchos años y los resultados de estas estrategias responsables han obtenido un impacto positivo en las cuentas de resultados de las marcas que han apostado por ello.

Diferentes estudios (realizados por Nielsen u otras agencias) han comprobado que el componente de las causas sociales en las marcas aumenta la atracción por la marca por parte de sus consumidores, sobretodo entre los consumidores más jóvenes. El reciente estudio realizado por Nielsen muestra que el 55 % de los consumidores encuestados dice estar dispuesto a pagar más por productos de marcas que apoyan causas sociales. Entre estas causas destacan las iniciativas por la igualdad de genero, el matrimonio entre personas del mismo sexo; así temas relacionados con el respeto por la identidad de las personas son los más recurrentes.

El comercio justo es una de las formas que emprenden las marcas para sus proyectos sociales. Esta forma de comercio consiste en colaborar con un colectivo de un país en vías de desarrollo con el objetivo de proporcionar trabajo y ayudar en el impacto de creación de vías para la mejora de la vida de estas personas en situaciones de vulnerabilidad y riesgo. Por ejemplo fomentando la incorporación de las mujeres en el mercado laboral lo que les permite mejorar sus condiciones socioeconómicas y la de sus familias. La española Alma en Pena, especializada en calzado, trabaja desde hace tres años con una ONG africana. La asociación colaboradora se llama Afrikable de Lamu y junto con la marca proponen modelos de calzado de producción artesanal y con materiales orgánicos. En Lamu (Kenia) el 65% de la población vive bajo el umbral de la pobreza, Alma en Pena no soluciona esta desigualdad pero aporta su granito de arena en el desarrollo a favor de una vida digna para la gente del pueblo de Lamu.

En calzado deportivo, Sprinter se sumó a principios de este año al proyecto solidario «Run 4 Help» con el objetivo de contribuir a recoger el mayor número de zapatillas usadas y destinarlas a proyectos solidarios. Además, este proyecto se enmarca a la vez en la ética del consumo responsable ya que permite reutilizar recursos que de otra manera acabarían en la basura alimentando así las cadenas de producción.

La moda infantil de Cóndor también se suma a un programa contra la exclusión laboral. Para ello, Cóndor trabaja con la Fundación El Molí d’en Puigvert, un proyecto que busca a unificar esfuerzos para potenciar la integración socio laboral de las personas con enfermedades mentales.

El último ejemplo que vamos a presentar es el del Grupo Cortefiel. El grupo de moda ha colaborado en una causa social que consistió en vender en diferentes mercadillos de segundo mano las prendas de ropa fuera de temporada o de colecciones anteriores. El dinero recaudado durante estos meses se destinó a diferentes ONGs nacionales e internacionales. La entrega de la suma de dinero se hizo mediante la organización de una gala conmemorativa.

Y como estas marcas muchas más ya se han comprometido con el resto del mundo, mirando más allá de sus narices y entendiendo que la moda es un factor cultural, así es de todos y por lo tanto debemos construirla juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.