Entorno del Retail

Primeras pistas sobre el futuro del retail

Las tendencias, el comportamiento de compra de los consumidores, las tecnologías y los propios puntos de venta están evolucionando a una velocidad loca. Cada día surgen nuevas ideas, algunas se quedan en el olvido por su falta de utilidad real para el retailer pero otras se consolidan alimentando la revolución tecnológica del retail y de la sociedad en general. Aquí vamos a listar algunos de los avances que cada vez se consolidarán más en el retail. Hemos escogido estos por ser los que más nos han sorprendido o los que creemos más revolucionarios.

La ética abarca parámetros como el carácter local o responsable con el planeta. Esto va desde la comida hasta la ropa, pensemos en particular en los esfuerzos de reciclaje de muchas cadenas de retail de moda. Los retailers empiezan a plantearse en serio preguntas como la gestión de los residuos o el origen de los productos que utilizan o la filosofía de trabajo de los proveedores con los que trabajan, etc.

Los retailers y las marcas cada vez se atreven más a revolucionar los hogares y los espacios de intimidad de sus consumidores. Lo vemos en los electrodomésticos conectados que ya inundan las viviendas de los consumidores, desde una televisión hasta una nevera. Con esto se trata de automatizar las compras no emocionales para dar espacio a las que sí que son emocionales; esos procesos de compras en los que los retailers pueden ofrecer experiencias ricas para sus consumidores.

Si a la antigua generación de consumidores los comprábamos con precios baratos y estrategias de ofertas y promociones, esta nueva generación busca productos y precio a cambio de grandes experiencias de compra y de marca. Esta es la nueva forma para fidelizar a los consumidores: la shopping o branding experience. En este caso habrá que ver qué experiencias ofrecer dentro de las tiendas, si estas pueden abarcar espacios exteriores a las tiendas, cómo jugar con la carta de la personalización, etc. En este contexto nacen nuevas tiendas y nuevas filosofías de marcas en las que prima la experiencia, la educación, las soluciones de venta más allá del propio producto, que es lo que prevalecía en lo que podemos llamar, el pasado del retail.

El concepto de supermercados cambia radicalmente tomando su inspiración en el concepto de supermercado creado por Amazon: Amazon Go.

El mobiliario de la tienda será cada vez más inteligente. Hasta hoy un lineal únicamente servía para colocar los productos en venta. Ahora un lineal es capaz de comunicarse directamente con el cliente acerca de los detalles del producto o con el retailer acerca de los stocks del producto.

Dos tendencias opuestas coexisten: el DIY, Do IT Yourself, y el DIFM, Do It For Me. Si la experiencia vale la pena, el cliente lo hará por sí mismo, pero si no es así, esperará a que lo hagan por él. Este es el ejemplo de un consumidor que quiere cocinarse un plato, pero que le ha pedido al retailer que se encargue de recogerlo, empaquetarlo y de entregárselo.

Finalmente, los datos son fundamentales, ya no sobrevive aquel que no los utilice y los analice. Un buen uso de los datos de los consumidores puede revolucionar una marca. Para eso la marca necesita colocar al consumidor en el centro de todo su ecosistema. El secreto está en la transformación de los datos en insights sobre nuestros consumidores para entonces transformarlos en acciones. Sólo esto es lo que hace posible mejorar la relación entre el retailer y el consumidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.