Entorno del Retail

¿Cuánto influyen los menores en la decisión de compra?

Según una encuesta llevada a cabo por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) a 634 personas de 20 a 70 años sobre cómo afecta la publicidad en los menores, el 59% de los padres reconoce que sus hijos influyen a la hora de comprar un producto en la tienda.

Tal y como se comenta en la OCU, los niños no tienen la capacidad de distinguir la publicidad, por lo tanto, son más receptivos y vulnerables. El problema es que la mayoría de anuncios publicitarios son sobre alimentos poco saludables y luego los niños piden los productos que han visto anunciados.

Existen diferentes maneras de captar la atención de los menores como, por ejemplo, los regalos incluidos a la hora de comprar un producto. Es en estas circunstancias, según el 62% de los padres, donde los menores tienen mayor influencia en la compra . Únicamente el 34% reconoce cierta influencia y solo un 4% manifiesta que no tiene ninguna. En cuanto a la segunda forma de publicidad que más condiciona a los más jóvenes, es la televisión con un 56%.

Además, los datos de la encuesta ponen en evidencia la influencia de la publicidad en las preferencias de los menores. En total, el 12% de los padres reconoce que sus hijos influyen mucho en las decisiones de compra de alimentos para el hogar y un 47% que tienen algún poder de decisión, un 38% que influyen muy poco un únicamente un 3% que no les condiciona nada.

La gran mayoría, un 78% de padres está de acuerdo que debería prohibirse la publicidad de productos de alimentación no saludables dirigida a los menores y solo un 10% se muestra neutro con la situación actual. “Los menores reciben 7.500 impactos al año de mensajes que les dicen que coman un producto que no es saludable, asociados además a emociones positivas, a regalos y obsequios, y que además aseguran que son más sanos cuando es al contrario”, denuncia Miguel Ángel Royo-Bordonada, investigador de la Escuela Nacional de Salud Pública y autor de numerosos estudios sobre este problema.

Por este motivo, la OCU pide a las autoridades sanitarias que se establezca una normativa que impida la publicidad infantil en productos poco saludables y que cumplan con la propuesta de la OMS y que se prohíba que las marcas con productos cuyo perfil nutricional sea poco sano realicen campañas de promoción de hábitos saludables.

Hoy en día, existen muchas maneras de llamar la atención del consumidor, especialmente si son menores ya que son más vulnerables a los anuncios publicitarios y de esta manera se consigue aumentar las ventas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.