Entorno del Retail

Los efectos del poliéster

Actualmente, existen muchos tipos de materiales para fabricar ropa ya sea la lana, el algodón o el poliéster. De hecho, este último material es empleado en la mayoría de prendas que utilizamos y, sin embargo, no se es consciente de lo dañino que puede resultar para la salud.

Según un estudio realizado por científicos del grupo de investigación Centro de Tecnología Ambiental Alimentaria y Toxicológica (TecnATox) de la Universitat Rovira i Virgili (URV), en el que se analizaban la composición de casi 150 prendas de diferentes marcas e origen se dieron cuenta que contenían ciertos metales que en contacto con la piel podían tener efectos tóxicos como provocar alergias, irritaciones o hasta ser absorbido por el propio organismo desencadenando problemas en el aparato reproductor.

El poliéster destaca como textil debido a la ligereza del material, su poco elevado coste económico, la elasticidad, la resistencia a la decoloración y su secado rápido y sin arrugas. Estas características son muy apreciadas por los consumidores ya que se puede utilizar de vestimenta diaria. Sin embargo, también tiene algunas desventajas como la poca ventilación para la piel del material y dañina especialmente para aquellas personas que tengan la piel sensible. El poliéster fue descubierto en 1914 y se trata de una resina plástica subproducto del petróleo. Por este motivo también es dañino para el medio ambiente.

Sin embargo, desde hace unos años ha ido creciendo un movimiento basado en la moda sostenible a nivel mundial. Se trata de una forma de producir textiles que sea ética a nivel del medio ambiente pero también social. Esta filosofía sostenible en el ámbito del retail se basa en el uso de algodón orgánico, que ayuden al desarrollo de los artesanos y emprendedores locales y a evitar materiales que puedan afectar al medio ambiente.

Tal y como menciona Fashionunited, cada vez más existen marcas que se preocupan por el medio ambiente y por producir de manera ética como por ejemplo Stella McCartney que ha ayudado a desarrollar nuevos métodos de reciclaje y fabricación de textiles. También destaca MycoWorks que usa hongos para crear cueros, lo mismo que Ananas Anam pero usando piñas; Orange Fiber usa residuos de naranja, entre muchos otros. Las colaboraciones entre estas empresas innovadoras y las marcas reconocidas de moda a nivel mundial aumentan día a día. Poco a poco las grandes marcas, especialmente, deben priorizar este método alternativo de producir para mejorar a nivel global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.