Entorno del Retail

¿Cómo es el nuevo consumidor?

Comportamiento del consumidor

El surgimiento del consumidor multicanal y los nuevos hábitos de consumo hacen que el sector retail evolucione, y aunque la industria cambia, existe un efecto doble desde las grandes marcas hacia los consumidores y viceversa. Para los retailers, se ha convertido en todo un enigma descifrar las acciones que tendrán mayor efecto y que mejor funcionarán en el punto de venta.

¿Cómo compran los consumidores actuales?

El precio pesa cada vez menos en las decisiones de consumo. La tendencia de compra refleja cada vez más un aumento de la concienciación de los consumidores que compran de manera más racional. Estos valores representan por tanto una actitud diferente a la hora de elegir entre varios productos.

Además, los millennials han cambiado la manera que tienen de interactuar con las marcas. Los consumidores más jóvenes priorizan las compras inmediatas, así como marcas que ofrecen mejor calidad, transparencia en el proceso de fabricación y valores acordes con los suyos. Buscan algo más que un precio bajo y premian el lado practico por encima del estético. Estos clientes son mucho más exigentes en la calidad del producto, pero también en los valores de la marca.

A los millennials les gusta ir a las tiendas, pero no para realizar aquellas compras que puedan realizar desde sus casas o desde sus teléfonos móviles. Esta generación busca descubrir algo nuevo en la tienda, una información extra, o nuevos aspectos de la marca por lo que cuidar la experiencia del cliente dentro de la tienda no es en absoluto irrelevante.

El impacto de los consumidores en las marcas

Las grandes marcas se involucran mucho más con su entorno, con opinión propia y tomando partido en cuestiones importantes, cómo el cambio climático, o incluso razones sociopolíticas, cómo es el caso de Nike y su campaña “Believe in something”.

Otras marcas como Dove o Always han utilizado campañas feministas para denunciar estereotipos. Estas campañas han acabado siendo virales con el impacto positivo en la marca que se le adjudican valores con los cuales los potenciales consumidores se pueden sentir identificados.

Otro ejemplo práctico, es el de North Face, que ha creado la campaña “Clothes the Loop” en Estados Unidos para depositar la ropa usada de cualquier marca en sus establecimientos para reciclarlos, a cambio de un bono de compra de 10 dólares.

Esto no es solo del sector de la moda. Como ha destacado la consultora GfK en un evento reciente, la marca Pascual, ha conseguido frenar las criticas frente a los productos lácteos con su campaña “Dar lo Mejor” centrada en el bienestar animal y cómo esto repercute en leche de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.