Entorno del Retail

De qué sirve tener una buena estrategia de visual merchandising

Visual Merchandising

En el sector retail, factores cómo la localización de los puntos de venta, la manera en la que se organizan los productos o incluso la relación con los clientes forman la identidad de la marca. Pero además de esto, hay otros factores que influyen en la satisfacción del cliente y en la imagen.

En el retail físico, toda aquella estrategia que implique aumentar la sensación de marca y la atractividad visual de la tienda para atraer nuevos clientes, así como la apariencia y la organización interior para optimizar las ventas, es lo que se llama visual merchandising. Cuando el espacio interno y externo de un punto de venta tienen una apariencia agradable, está comprobado que el ratio de conversión y el ticket medio aumenta.

Qué es y qué funciones tiene el visual merchandising

El visual merchandising no se basa en la decoración de la tienda y en el cuidado de los espacios interiores, si no que representa el estudio del comportamiento del cliente para adaptar el espacio y optimizar las visitas de potenciales clientes.

El diseño y la colocación de los escaparates, los productos, y todo lo que rodea la estrategia de marca de la empresa, se construye para ofrecer una experiencia sensorial satisfactoria para el cliente. De esta manera, esta disciplina intenta ofrecer una imagen de marca acorde con los productos.

Las acciones se realizan a nivel de la decoración y el posicionamiento de los productos para facilitar su visualización y su atractivo con el fin de propiciar la venta. Se basa en combinar los elementos cómo la iluminación y el espacio para generar un ambiente adecuado, que haga sentirse al consumidor cómodo.

ebook gratuito Auditoría tienda

Objetivos principales de visual merchandising

Como hemos explicado, el visual merchandising sirve para generar ventas, para dirigir a los clientes hacia aquellos productos que desean o necesitan y para que descubran nuevos productos que no tenían en mente comprar. Pero se puede dividir en objetivos medibles, con los cuales el Merchandising Manager pueda tomar decisiones.

  • Aumentar la tasa de atracción y de conversión de los puntos de venta.
  • Aumentar el tiempo de estancia medio y crear un espacio de venta cómodo.
  • Facilitar la localización de los productos con una correcta categorización.
  • Optimizar la venta impulsiva basada en emociones y por tanto el número de productos por ticket medio.

Además de estos indicadores, la estrategia de visual merchandising se aplica al conjunto de puntos de venta con el objetivo de homogenizar, y crear un ambiente adecuado para mejorar la experiencia del cliente, uno de los grandes objetivos dentro del retail físico en la actualidad.

La estrategia de visual merchandising tiene que ser coherente con la imagen corporativa de la empresa, además de uniforme. Una buena estrategia de visual merchandising es un factor que ayuda a aumentar la tasa de repetición, es decir, las probabilidades de que los clientes vuelvan.

Para controlar la correcta implementación de las directrices y los estándares en el conjunto de los puntos de venta, existen herramientas con las cuales se puede controlar el estado de cada tienda, y mejorar la comunicación entre el personal de tienda y los managers de área.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.